XXI Domingo Ordinario

Un hombre preguntó a Jesús “son pocos los que se salvan?”  Jesús no contestó directamente a la pregunta – pero parece que muchos serán salvados – ellos entrarán al reino del cielo desde el norte, el sur, el oeste, el este.  Pero no será fácil.  Es una puerta angosta.

La vida espiritual es difícil. El rezar, el cambiar nuestros vicios, el conocer la biblia y la ley de Dios – no es fácil.  Y por eso necesitamos ayuda.   Necesitamos hermanos que pueden enseñarnos sobre la Fe, que pueden animarnos cuando tenemos dudas o desanimo, que pueden corregirnos cuando estamos equivocados.  No podemos ir al cielo solos – necesitamos ayuda.

Y por eso, esta Parroquia es muy bendecida y especialmente la comunidad latina.  Aquí tenemos muchos grupos, muchas actividades para apoyarnos a crecer en nuestro amor con Dios.: Las comunidades, la espiritualidad de la cruz, los cenáculos, Cursillo, Tallers de Oracion, retiros, peregrinaciones y muchos otros grupos y espiritualidades.

Somos muy bendecidos!!.   Pero  cuando el diablo ve a las personas bendecidas el quiere corromper la bendición.  Dios puede sacar bien del mal y el diablo quiere sacar mal del bien.   Nuestros grupos y actividades son muy buenas, pero necesitamos tener cuidado con algunas tentaciones que pueden aparecer.

Primero – podemos pensar que hay solo un camino hasta la santidad.  En una manera es verdad.   Jesús es el camino al Padre.  Pero hay muchas maneras de seguir a Jesús.  Jesús no pidió lo mismo a Pedro y María.   Jesús no pidió lo mismo a Santa Teresa y San Ignacio.  Hay en la iglesia diferentes vocaciones, diferentes regalos, diferentes espiritualidades.   Jesús dijo en el evangelio que la gente vendrá al cielo desde muchas direcciones – el norte, el sur, el este, el oeste.   Es normal tener diferentes grupos en la iglesia.  No somos iguales, nuestras necesidades no son iguales.    Hay diferentes grupos para cada tipo de persona.   Esto es bueno.

El problema se presenta cuando algunas personas se comportan como que su grupo es algo esencial para la vida católica.  Aquí algunas personas tienen una frase “Catholicos Light”    En verdad hay “catholicos light” – personas que no tienen un relación seria con Jesús, que no participan en los sacramentos.  Pero a veces creo que algunas personas usan esta frase “catholicos light” para referirse a alguien que no ha hecho un retiro o alguien que no pertenece a su grupo.   Es un pecado faltar a la misa – pero no es un pecado faltar a una reunión de la comunidad  No podemos ser convertidos sin hacer una buena confesión – Podemos ser convertidos sin hacer un retiro.  Entiendo que las personas han experimentado algo muy profundo en el retiro.  Entiendo que sus grupos les ayudan mucho.   Ellos quieren compartir este regalo con sus amigos.  Es bueno –ustedes deben compartir estos regalos con los otros.   Pero necesitamos recordar que Dios no conduce a toda la gente por la misma calle.

Segundo – necesitamos guardarnos  de la envidia.  A veces es difícil para muchos grupos compartir una parroquia y un padre.   La parroquia puede ser envenenada por los celos.   Podemos sentir celos cuando otro grupo está atrayendo mucha gente y nosotros somos pocos.  También, cuando un grupo tiene una reunión privada y ellos no nos invitan.   Cuando el padre visita y apoya a otro grupo.   Si todos nosotros estamos realmente tratando de seguir a Jesús debemos dar gracias a Dios por las bendiciones que Él está compartiendo con los otros grupos.

Tercero – necesitamos siempre purificar nuestras intenciones.  Necesitamos recordar  muchas veces el motivo de nuestros grupos – ellos existen para apoyarnos a crecer en el Amor por Dios.   Pero a veces podemos substituir este motivo por otros.  A veces solo vamos para reunirnos con nuestros amigos – el grupo puede convertirse en un grupo exclusivo, cerrado y aislado donde otros no pueden participar.   A veces nos gusta hablar sobre las cosas espirituales y vamos a la comunidad para oír nuestra misma voz y no realmente abrir nuestros corazones a la palabra de Dios.   A veces solo queremos un descanso de nuestros problemas del trabajo o familia y olvidamos que la vida espiritual también es un trabajo y necesita un esfuerzo grande.

No creo que estos problemas sean graves o muy comunes aquí.  Pero si existieran,  necesitamos tener cuidado que no aumenten.  Necesitamos luchar contra nuestros vicios y purificar nuestros corazones.   En el evangelio las personas dicen “Hemos comido y bebido contigo y Tú has enseñado en nuestras plazas.”  Jesús respondió “no se quienes son ustedes.”

Sería tan terrible si nosotros dijéramos:  “Me he reunido con mis hermanos cada semana, he rezado el rosario con ellos, he leído tu palabra y cantado tus alabanzas.”  Y Jesús respondiera: “No se quienes son ustedes.”